>
    X

    Del Pictorialismo a la Modernidad

    “Fue en 1915 cuando yo realmente me convertí en un fotógrafo – aseguraría -. Hasta entonces, los progresos realizados habían sido resultado de un proceso penoso y lentoocho años de aprendizaje, con frecuentes fracasos y muchos desánimos-. Pero, inopinadamente, llegó ese extraño salto hacia un conocimiento y una seguridad mucho mayores”

    La exposición arranca con las primeras obras de Strand, realizadas en la década de 1910, y en las que se aprecia su rápido dominio del imperante estilo pictorialista. En 1915, sintetizando sus experiencias, se alejó de los contenidos y las composiciones de este movimiento para hacer fotografías que capturaran la energía y el movimiento de la ciudad.

    Fascinado por el arte de vanguardia se dedicó durante esta época a la representación de la abstracción por medio de objetos cotidianos, tomadas en su mayor parte en la zona rural de Connecticut. Se había propuesto comprobar cuál era el efecto de un objeto diferenciable representado sólo a través de sus líneas y curvas, tratando éstas como un elemento individual.

    “Lo principal no es ni la ‘representación’ ni la ‘abstracción’, si no la posibilidad de realizar infinitas combinaciones individualizadas de objetos relacionados con la experiencia sensible.”

    La obra de Strand de este periodo también incluye retratos a pie de calle igual de innovadores que sus experimentos con la abstracción. Él trataba de obtener unos retratos muy sencillos, primeros planos de gente “herida, desgastada” por la vida en la ciudad, sin que los retratados advirtiesen la cámara. Strand adhería un objetivo falso en un lado de la cámara y ocultaba el verdadero objetivo en el hueco de la manga de su abrigo.

    “Yo sentía que todos eran gentes golpeadas por la vida, individuos extraordinariamente interesantes, nobles incluso”

    Un conjunto de estas nuevas imágenes fueron reproducidas en el número 48 de Camera Work, correspondiente a octubre de 1916. El número siguiente, y último, estuvo dedicado íntegramente a la obra de Strand donde se reprodujeron algunos de los retratos populares tomados por la cámara cándida (escondida para evitar ser visto y permitir que la realidad se desarrolle sin impedimentos) y varias composiciones de objetos y paisajes neoyorkinos.

    “El trabajo de Strand – palabras de Stieglitz – está enraizado en las mejores tradiciones de la fotografía. Su visión es potente. Pura es su obra. Y directa. No recurre a ningún truco técnico. […] Estas fotografías son la expresión directa de nuestro tiempo y por eso las reproducimos aquí en toda su brutalidad.”
  • Izquierda
    Derecha

    Railroad Sidings, New York, 1914 - 1915

    Railroad Sidings, New York, 1914 - 1915
    Copia al platino
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Retrospective Collection, 1915-1975, donación de de Lynne y Harold Honickman, 2012
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive

  • Izquierda
    Derecha

    Wall Street, Nueva York, 1915

    Wall Street, Nueva York, 1915
    Copia al platino
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Retrospective Collection, 1915-1975, donación de los herederos de Paul Strand, 1980-21-2
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive

  • Izquierda
    Derecha

    Mujer ciega, Nueva York, 1916

    Mujer ciega, Nueva York, 1916 (negativo), década de 1940 (copia)
    Copia a la gelatina de plata
    Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, Inv: FM000886
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Retrato, Nueva York (hombre-anuncio), 1916

    Retrato, Nueva York (hombre-anuncio), 1916 (negativo), década de 1950 o de 1960 (copia)
    Copia a la gelatina de plata
    Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, FM000887
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Hombre en un derbi, Nueva York, 1916

    Hombre en un derbi, Nueva York, 1916
    Copia al platino
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Retrospective Collection, 1915-1975, donación de los herederos de Paul Strand, 1980-21-3
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Abstracción, tazones, Twin Lakes, Connecticut, 1916

    Abstracción, tazones, Twin Lakes, Connecticut, 1916 (negativo), década de 1950 o de 1960 (copia)
    Copia a la gelatina de plata
    Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, FM000895
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Valla blanca, Port Kent, Nueva York, 1916

    Valla blanca, Port Kent, Nueva York, 1916 (negativo), 1945 (copia)
    Copia a la gelatina de plata
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Retrospective Collection, 1915-1975, donación de los herederos de Paul Strand, 1980-21-5
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Del Pictorialismo a la Modernidad

    Imagen de la exposición Imagen de la exposición

    “Fue en 1915 cuando yo realmente me convertí en un fotógrafo – aseguraría -. Hasta entonces, los progresos realizados habían sido resultado de un proceso penoso y lentoocho años de aprendizaje, con frecuentes fracasos y muchos desánimos-. Pero, inopinadamente, llegó ese extraño salto hacia un conocimiento y una seguridad mucho mayores”

    La exposición arranca con las primeras obras de Strand, realizadas en la década de 1910, y en las que se aprecia su rápido dominio del imperante estilo pictorialista. En 1915, sintetizando sus experiencias, se alejó de los contenidos y las composiciones de este movimiento para hacer fotografías que capturaran la energía y el movimiento de la ciudad.

    Fascinado por el arte de vanguardia se dedicó durante esta época a la representación de la abstracción por medio de objetos cotidianos, tomadas en su mayor parte en la zona rural de Connecticut. Se había propuesto comprobar cuál era el efecto de un objeto diferenciable representado sólo a través de sus líneas y curvas, tratando éstas como un elemento individual.

    “Lo principal no es ni la ‘representación’ ni la ‘abstracción’, si no la posibilidad de realizar infinitas combinaciones individualizadas de objetos relacionados con la experiencia sensible.”

    La obra de Strand de este periodo también incluye retratos a pie de calle igual de innovadores que sus experimentos con la abstracción. Él trataba de obtener unos retratos muy sencillos, primeros planos de gente “herida, desgastada” por la vida en la ciudad, sin que los retratados advirtiesen la cámara. Strand adhería un objetivo falso en un lado de la cámara y ocultaba el verdadero objetivo en el hueco de la manga de su abrigo.

    “Yo sentía que todos eran gentes golpeadas por la vida, individuos extraordinariamente interesantes, nobles incluso”

    Un conjunto de estas nuevas imágenes fueron reproducidas en el número 48 de Camera Work, correspondiente a octubre de 1916. El número siguiente, y último, estuvo dedicado íntegramente a la obra de Strand donde se reprodujeron algunos de los retratos populares tomados por la cámara cándida (escondida para evitar ser visto y permitir que la realidad se desarrolle sin impedimentos) y varias composiciones de objetos y paisajes neoyorkinos.

    “El trabajo de Strand – palabras de Stieglitz – está enraizado en las mejores tradiciones de la fotografía. Su visión es potente. Pura es su obra. Y directa. No recurre a ningún truco técnico. […] Estas fotografías son la expresión directa de nuestro tiempo y por eso las reproducimos aquí en toda su brutalidad.”

    >
    X

    Del círculo de Stiglitz al retrato de la comunidad

    Esta sección comienza en torno a los años veinte, y está dedicada a un periodo en el que Strand quedó cautivado por la capacidad de la cámara de gran formato, donde el aumento de la claridad y los detalles hicieron que cambiase su concepciónn de ccómo capturar las imágenes.

    Strand, gracias a la ayuda de su tío y de su mujer, por aquel entonces, Rebecca Salsbury, se hizo con una cámara de cine, una Akeley. Esta cámara, diseñada por Carl Akeley para capturar los movimientos de los animales en libertad. Strand decidió retratarla, y lo hizo con la misma delicadeza y atención con la que retrató a Rebecca.

    (Las cámaras) me parecían no sólo útiles, sino hermosas. Traté de fotografiar el poder y la fascinante precisión de las formas auténticamente funcionales de estas máquinas, sus superficies y líneas”

    En colaboración con el pintor y fotógrafo Charles Sheeler, realizarían la primera película considerada vanguardista, Manhatta (1921), acompañada de versos de poemas de Walt Whitman. Este breve “documental escénico” intentaba explorar la relación entre la fotografía y el cine. Cada uno de los fotogramas está tratado como si fuera una fotografía en sí misma, equiparándose a las imágenes que previamente había tomado Strand en Nueva York, donde se yuxtapone el drama humano de la calle con perspectivas tomadas desde altos edificios que se tornan abstractas a vista de pájaro, y escenas del ferry y el puerto.

    Durante el verano de 1927 y 1928, los Strand viajaron al litoral de Maine donde el artista empleó su cámara de 8 x 10 pulgadas para hacer estudios de primeros planos de la naturaleza, influenciado principalmente por la obra de John Marin. Son imágenes para contemplar de un modo meditativo, al igual que él las tomaba, caminando durante horas por el bosque buscando formas naturales que le llamasen la atención, consiguiendo tras varias horas de exposición con el obturador cerrado imágenes de gran nitidez y con un inmenso detalle. Strand realizó numerosas fotografías para captar el espíritu de aquel soberbio paraje natural preñado de ruinas. La serie no abordaba paisajes enteramente naturales, pero tampoco registraba presencias vivas de elementos humanos.

    Durante las décadas siguientes Strand viajó incesantemente motivado por su interés por ampliar el papel de la fotografía. Rebecca y Strand viajaron a la península canadiense de la Gaspesia y pasaron los veranos de 1930 a 1932 en Taos, Nuevo México, tras haber visitado juntos el suroeste americano en 1926. Allí Strand continuó investigando sobre le paisaje, pero también se interesó por los edificios antiguos.

    Permaneció dos años en México, momento en el que terminó su relación con Rebecca y dirigió su atención al cine. Sin embargo, también hizo fotografías que incluyen retratos y estudios de las figuras religiosas esculpidas que hallaba en las iglesias mexicanas, además de paisajes y estudios arquitectónicos como los que había hecho en el suroeste americano.

    Conocido más por su relación con el cine, realizó su primer largometraje encargado por el gobierno mexicano y estrenado en 1936, Redes (en México), en el que cuenta la historia de unos pescadores de Veracruz que se declaran en huelga para exigir una mejora salarial. Strand quería que las películas conectaran con su público, y Redes, basada en hechos reales de los que fue testigo e interpretada por los propios pescadores, describe de hecho la experiencia vivida en el México de los años treinta. La película muestra la poética presentación que hace Strand de la abundancia de la temporada de pesca, en inmediato contraste con los salarios insuficientes que recibían los pescadores por su trabajo.

    Atraído por el numeroso público que captaba el cine, Strand quiso que sus fotografías fueran accesibles a una mayor cantidad de personas. Su primera solución fue el porfolio Photographs of Mexico [Fotografías de México], que contenía veinte fotograbados tirados a mano. El fotograbado era un proceso fotomecánico, algo pasado de moda y admirado por su riqueza tonal, que Strand vio como una alternativa asequible a las costosas platinotipias.

  • Izquierda
    Derecha

    Cámara Akeley con palomilla, Nueva York

    Cámara Akeley con palomilla, Nueva York, 1922-1923
    Copia a la gelatina de plata
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Retrospective Collection, 1915-1975, donación de los herederos de Paul Strand, 1980-21-43
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Rebecca, Nueva York

    Rebecca, Nueva York, 1922
    Copia al paladio
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, adquirida con fondos aportados por el Sr. y la Sra. Robert A. Hauslohner (mediante intercambio), 1985-113-6
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Helecho, Georgetown, Maine

    Helecho, Georgetown, Maine, 1928 (negativo), década de 1940 (copia)
    Copia a la gelatina de plata
    Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, FM000892
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Iglesia, Ranchos de Taos, Nuevo México

    Iglesia, Ranchos de Taos, Nuevo México, 1930
    Copia al platino
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, adquirida con el Fondo Annenberg para Grandes Adquisiciones , 2013-76-109
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Red River, Nuevo México

    Red River, Nuevo México, 1930
    Copia al platino
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, compromiso de donación de Marguerite y Gerry Lenfest, 2009-160-561
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Mujeres de Santa Ana, lago Pátzcuaro, México

    Mujeres de Santa Ana, lago Pátzcuaro, México, 1933
    Copia al platino
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, compromiso de donación de Marguerite y Gerry Lenfest, 2009-160-1205
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Pescador, río Fox la Gaspesia

    Pescador, río Fox la Gaspesia, 1936
    Copia al platino
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, adquirida con fondos aportados por Lois G. Brodsky y Julian A. Brodsky, 2014-8-29
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Del círculo de Stiglitz al retrato de la comunidad

    Imagen de la exposición Imagen de la exposición

    Esta sección comienza en torno a los años veinte, y está dedicada a un periodo en el que Strand quedó cautivado por la capacidad de la cámara de gran formato, donde el aumento de la claridad y los detalles hicieron que cambiase su concepciónn de ccómo capturar las imágenes.

    Strand, gracias a la ayuda de su tío y de su mujer, por aquel entonces, Rebecca Salsbury, se hizo con una cámara de cine, una Akeley. Esta cámara, diseñada por Carl Akeley para capturar los movimientos de los animales en libertad. Strand decidió retratarla, y lo hizo con la misma delicadeza y atención con la que retrató a Rebecca.

    (Las cámaras) me parecían no sólo útiles, sino hermosas. Traté de fotografiar el poder y la fascinante precisión de las formas auténticamente funcionales de estas máquinas, sus superficies y líneas”

    En colaboración con el pintor y fotógrafo Charles Sheeler, realizarían la primera película considerada vanguardista, Manhatta (1921), acompañada de versos de poemas de Walt Whitman. Este breve “documental escénico” intentaba explorar la relación entre la fotografía y el cine. Cada uno de los fotogramas está tratado como si fuera una fotografía en sí misma, equiparándose a las imágenes que previamente había tomado Strand en Nueva York, donde se yuxtapone el drama humano de la calle con perspectivas tomadas desde altos edificios que se tornan abstractas a vista de pájaro, y escenas del ferry y el puerto.

    Durante el verano de 1927 y 1928, los Strand viajaron al litoral de Maine donde el artista empleó su cámara de 8 x 10 pulgadas para hacer estudios de primeros planos de la naturaleza, influenciado principalmente por la obra de John Marin. Son imágenes para contemplar de un modo meditativo, al igual que él las tomaba, caminando durante horas por el bosque buscando formas naturales que le llamasen la atención, consiguiendo tras varias horas de exposición con el obturador cerrado imágenes de gran nitidez y con un inmenso detalle. Strand realizó numerosas fotografías para captar el espíritu de aquel soberbio paraje natural preñado de ruinas. La serie no abordaba paisajes enteramente naturales, pero tampoco registraba presencias vivas de elementos humanos.

    Durante las décadas siguientes Strand viajó incesantemente motivado por su interés por ampliar el papel de la fotografía. Rebecca y Strand viajaron a la península canadiense de la Gaspesia y pasaron los veranos de 1930 a 1932 en Taos, Nuevo México, tras haber visitado juntos el suroeste americano en 1926. Allí Strand continuó investigando sobre le paisaje, pero también se interesó por los edificios antiguos.

    Permaneció dos años en México, momento en el que terminó su relación con Rebecca y dirigió su atención al cine. Sin embargo, también hizo fotografías que incluyen retratos y estudios de las figuras religiosas esculpidas que hallaba en las iglesias mexicanas, además de paisajes y estudios arquitectónicos como los que había hecho en el suroeste americano.

    Conocido más por su relación con el cine, realizó su primer largometraje encargado por el gobierno mexicano y estrenado en 1936, Redes (en México), en el que cuenta la historia de unos pescadores de Veracruz que se declaran en huelga para exigir una mejora salarial. Strand quería que las películas conectaran con su público, y Redes, basada en hechos reales de los que fue testigo e interpretada por los propios pescadores, describe de hecho la experiencia vivida en el México de los años treinta. La película muestra la poética presentación que hace Strand de la abundancia de la temporada de pesca, en inmediato contraste con los salarios insuficientes que recibían los pescadores por su trabajo.

    Atraído por el numeroso público que captaba el cine, Strand quiso que sus fotografías fueran accesibles a una mayor cantidad de personas. Su primera solución fue el porfolio Photographs of Mexico [Fotografías de México], que contenía veinte fotograbados tirados a mano. El fotograbado era un proceso fotomecánico, algo pasado de moda y admirado por su riqueza tonal, que Strand vio como una alternativa asequible a las costosas platinotipias.

    >
    X

    Semblanzas de la historia y la modernidad

    A partir de la década de 1940 el formato de los libros se convertirían en la forma preferida de Strand de mostrar su obra, ya que le permitían aunar la capacidad expresiva de la fotografía y la narrativa del cine. En cada uno de ellos colaboraba con un escritor que redactaba o editaba textos que concordaran con sus fotografías, y el resultado se publicaba en pequeñas ediciones a un coste muy alto.

    Las fotografías incluidas en Time in New England [Tiempo en Nueva Inglaterra] 1950, creado en colaboración con Nancy Newhall, llevan textos escritos sobre la historia de la región. Strand confirmaba con esta publicación la oportunidad de tener en cuenta el tema plástico y simbólico, al tiempo que además, permitía retomar otros temas iniciados en México. Se aproxima al lugar a través de esculturas lapidarias, ejemplos de artesanía popular, iglesias y casas particulares, llega al pueblo americano. Fue un tipo de libro fotográfico que nunca se había hecho antes en América, y lo consideró ideal para hacer progresar sus investigaciones fotográficas. Esta experiencia supuso un importante punto de inflexión en su carrera; donde refleja ante todo su gran compromiso político y donde muestra su deseo de que estas fotografías reflejaran el esfuerzo difícil, digno y, en su opinión, continuo, de Nueva Inglaterra por hacer realidad una sociedad democrática.

    Describió la región como “un campo de batalla donde la intolerancia y la tolerancia se miraban frente a frente en relación con las minorías religiosas, los juicios por brujería, los abolicionistas… Fue este concepto de Nueva Inglaterra el que me llevó a intentar encontrar... imágenes de la naturaleza y la arquitectura, y rostros de personas que formaban parte de, o estaban relacionadas con, el sentir de su gran tradición”.

    En 1950 Strand y la que pronto sería su tercera esposa, Hazel Kingsbury, y con la que compartiría su vida hasta el final, se mudan a Francia. A Strand no le interesaba ni lo pintoresco, ni lo turístico, ni lo efímero, ni lo novedoso; sabía que lo que buscaba en Francia no estaba en Nôtre Dame ni en la colina de St. Michel, ni en las callejuelas de París. Así nació en 1952 su libro, La France de profil [El perfil de Francia], en colaboración con el poeta Claude Roy. Arranca en las páginas iniciales con la imagen de la piedra megalítica, y continúa con escenarios del paisaje francés. Retrata la articulación de fondo, plano medio, arriba – cielo – y abajo – mar o tierra -; mostrando al escenario donde se desarrolla la vida humana en un país.

    La France de profil ofrece una amplia mirada al país y su historia, al tiempo que subraya el momento de recuperación en que se encontraba tras la Segunda Guerra Mundial. Las fotografías parten de grandes planos generales de la campiña francesa, para ir profundizando en cada uno de sus detalles más particulares. Surgen así fotografía de molinos y granjas, de bestias de tiro y aperos de labranza, de tenadas y leñeras. Todas están cortadas con el mismo patrón cultural, que es la artesanía característica de la France paysanne.

    Lo más importante para Strand fue comprobar que los franceses decían encontrar en su libro la realidad de su nación tal y como ellos mismos la conocían. Ese había sido su deseo: expresar objetivamente la realidad de la vida en Francia, y sus peculiaridades caráctersticas.

    A finales del verano de 1952 el artista llega a Roma donde explica al guionista Cesare Zavattini su idea de concentrar toda su atención en una sola localización: realizar una espacie de Spoon River Anthology en Italia. Así llegó a Luzzara, localidad en una geografía plana, sin ningún edificio digno de mención y carente del máss mínimo pintoresquismo. La gente de Luzzara le causó una impresión excelente.

    “En Luzzara mi planteamiento no era qué es lo que me resultaba interesante de aquel lugar, sino cuál era su realidad propia. Debía buscar los elementos que resumiesen la vida en esa comunidad, con estos vecinos; mostrar quiénes son, qué aspecto tienen, a qué se dedican.”

    Luzzara era una aldea de unos nueve mil habitantes en el próspero valle del río Po, que Strand descubrió a través de Zavattini, oriundo de este pueblo y colaborador del subsiguiente libro Un Paese: Portrait of an Italian Village [Un pueblo: Retrato de un pueblo italiano].

    Las fotografías que hizo Strand en Luzzara reflejan la estética neorrealista: composiciones directas y sencillas que ponían el énfasis en escenarios y situaciones reales. En estas fotografías se centró con decisión en el presente, retratando individualmente a los lugareños y sus espacios cotidianos de trabajo y ocio.

    En 1963 el presidente de la República de Ghana, Kwame Nkrumah, invitó a Strand a visitar el país. Las circunstancias político-sociales reforzaron el interés de Strand por aquel viaje. Tras haber concluido los “retratos” culturales europeos y mediterráneos, tenía la oportunidad de realizar ahora un “retrato subsahariano” creando así su siguiente libro fotográfico Ghana, an African Portrait Portrait [Ghana: Un retrato africano].

    El fotógrafo y Hazel recorrieron durante cuatro meses Ghana, conociendo las diversas tribus y regiones de la integran. El texto de este volumen sería responsabilidad de Basil Davidson, colaboradora de otra de sus obras Tir A’Mhurain. Su ensayo consistió en una historia de Ghana, desde la prehistoria hasta el logro de la independencia, orientado a enriquecer las imágenes preseleccionadas de Strand. En Ghana, quizás más que en ningún otro sitio, mostró el pasado y el presente juntos conformando un momento moderno y dinámico. El artista continuó realizando este tipo de trabajos en Egipto, Marruecos, o Rumanía, materializados en la publicación de otros libros de importante difusión.

    En 1955, los Strand habían comprado una casa en el pueblo de Orgeval, al noroeste de París. Permanecerán allí hasta la muerte del artista en 1976. Sorprendentemente, aquí es donde el fotógrafo tuvo el primer cuarto oscuro de su propiedad. Hazel creó un extenso jardín, que se convertiría en un tema principal para su cámara al final de sus días.

  • Izquierda
    Derecha

    El Sr. Bennett, West River Valley, Vermont

    El Sr. Bennett, West River Valley, Vermont, 1944
    Copia a la gelatina de plata
    Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, FM000904
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Susan Thompson, cabo Split, Maine

    Susan Thompson, cabo Split, Maine, 1945
    Copia a la gelatina de plata
    The Cleveland Museum of Art. Fondo Leonard C. Hanna, Jr., 1983.204
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
    Foto: © The Cleveland Museum of Art
  • Izquierda
    Derecha

    Salón, Prospect Harbor, Maine, 1946

    Salón, Prospect Harbor, Maine, 1946 (negativo), década de 1950 o de 1960 (copia)
    Copia a la gelatina de plata
    Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, FM000909
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Muchacho, Gondeville, Charente, Francia, 1951

    Muchacho, Gondeville, Charente, Francia, 1951 (negativo), mediados-finales de la década de 1960 (copia)
    Copia a la gelatina de plata
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, adquirida con fondos aportados por Thomas P. Callan y Martin McNamara, 2012-176-73
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    La familia, Luzzara (los Lusetti), 1953

    La familia, Luzzara (los Lusetti), 1953 (negativo), mediados-finales de la década de 1960 (copia)
    Copia a la gelatina de plata
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, adquirida con fondos aportados por Lois G. Brodsky y Julian A. Brodsky, 2014-8-39
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Parmesano, Luzzara

    Parmesano, Luzzara, 1953
    Copia a la gelatina de plata
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, adquirida con fondos aportados por Andrea M. Baldeck, M.D., y William M. Hollis, Jr., 2011-90-15
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Cocina, lago Eynort, South Uist, Hébridas

    Cocina, lago Eynort, South Uist, Hébridas, 1954
    Copia a la gelatina de plata
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Collection, donación de Lynne y Harold Honickman, 2015-2-55
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Anna Attinga Frafra, Accra, Ghana

    Anna Attinga Frafra, Accra, Ghana, 1964
    Copia a la gelatina de plata
    Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, FM000976
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Pareja, Rucăr, Rumanía

    Pareja, Rucăr, Rumanía, 1967
    Copia a la gelatina de plata
    Philadelphia Museum of Art, Filadelfia. The Paul Strand Retrospective Collection, 1915-1975, donación de los herederos de Paul Strand, 1980-21-488
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Izquierda
    Derecha

    Hongos, el jardín, Orgeval, Francia

    Hongos, el jardín, Orgeval, Francia, 1967
    Copia a la gelatina de plata
    Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, FM000993
    © Aperture Foundation Inc., Paul Strand Archive
  • Semblanzas de la historia y la modernidad

    Imagen de la exposición Imagen de la exposición

    A partir de la década de 1940 el formato de los libros se convertirían en la forma preferida de Strand de mostrar su obra, ya que le permitían aunar la capacidad expresiva de la fotografía y la narrativa del cine. En cada uno de ellos colaboraba con un escritor que redactaba o editaba textos que concordaran con sus fotografías, y el resultado se publicaba en pequeñas ediciones a un coste muy alto.

    Las fotografías incluidas en Time in New England [Tiempo en Nueva Inglaterra] 1950, creado en colaboración con Nancy Newhall, llevan textos escritos sobre la historia de la región. Strand confirmaba con esta publicación la oportunidad de tener en cuenta el tema plástico y simbólico, al tiempo que además, permitía retomar otros temas iniciados en México. Se aproxima al lugar a través de esculturas lapidarias, ejemplos de artesanía popular, iglesias y casas particulares, llega al pueblo americano. Fue un tipo de libro fotográfico que nunca se había hecho antes en América, y lo consideró ideal para hacer progresar sus investigaciones fotográficas. Esta experiencia supuso un importante punto de inflexión en su carrera; donde refleja ante todo su gran compromiso político y donde muestra su deseo de que estas fotografías reflejaran el esfuerzo difícil, digno y, en su opinión, continuo, de Nueva Inglaterra por hacer realidad una sociedad democrática.

    Describió la región como “un campo de batalla donde la intolerancia y la tolerancia se miraban frente a frente en relación con las minorías religiosas, los juicios por brujería, los abolicionistas… Fue este concepto de Nueva Inglaterra el que me llevó a intentar encontrar... imágenes de la naturaleza y la arquitectura, y rostros de personas que formaban parte de, o estaban relacionadas con, el sentir de su gran tradición”.

    En 1950 Strand y la que pronto sería su tercera esposa, Hazel Kingsbury, y con la que compartiría su vida hasta el final, se mudan a Francia. A Strand no le interesaba ni lo pintoresco, ni lo turístico, ni lo efímero, ni lo novedoso; sabía que lo que buscaba en Francia no estaba en Nôtre Dame ni en la colina de St. Michel, ni en las callejuelas de París. Así nació en 1952 su libro, La France de profil [El perfil de Francia], en colaboración con el poeta Claude Roy. Arranca en las páginas iniciales con la imagen de la piedra megalítica, y continúa con escenarios del paisaje francés. Retrata la articulación de fondo, plano medio, arriba – cielo – y abajo – mar o tierra -; mostrando al escenario donde se desarrolla la vida humana en un país.

    La France de profil ofrece una amplia mirada al país y su historia, al tiempo que subraya el momento de recuperación en que se encontraba tras la Segunda Guerra Mundial. Las fotografías parten de grandes planos generales de la campiña francesa, para ir profundizando en cada uno de sus detalles más particulares. Surgen así fotografía de molinos y granjas, de bestias de tiro y aperos de labranza, de tenadas y leñeras. Todas están cortadas con el mismo patrón cultural, que es la artesanía característica de la France paysanne.

    Lo más importante para Strand fue comprobar que los franceses decían encontrar en su libro la realidad de su nación tal y como ellos mismos la conocían. Ese había sido su deseo: expresar objetivamente la realidad de la vida en Francia, y sus peculiaridades caráctersticas.

    A finales del verano de 1952 el artista llega a Roma donde explica al guionista Cesare Zavattini su idea de concentrar toda su atención en una sola localización: realizar una espacie de Spoon River Anthology en Italia. Así llegó a Luzzara, localidad en una geografía plana, sin ningún edificio digno de mención y carente del máss mínimo pintoresquismo. La gente de Luzzara le causó una impresión excelente.

    “En Luzzara mi planteamiento no era qué es lo que me resultaba interesante de aquel lugar, sino cuál era su realidad propia. Debía buscar los elementos que resumiesen la vida en esa comunidad, con estos vecinos; mostrar quiénes son, qué aspecto tienen, a qué se dedican.”

    Luzzara era una aldea de unos nueve mil habitantes en el próspero valle del río Po, que Strand descubrió a través de Zavattini, oriundo de este pueblo y colaborador del subsiguiente libro Un Paese: Portrait of an Italian Village [Un pueblo: Retrato de un pueblo italiano].

    Las fotografías que hizo Strand en Luzzara reflejan la estética neorrealista: composiciones directas y sencillas que ponían el énfasis en escenarios y situaciones reales. En estas fotografías se centró con decisión en el presente, retratando individualmente a los lugareños y sus espacios cotidianos de trabajo y ocio.

    En 1963 el presidente de la República de Ghana, Kwame Nkrumah, invitó a Strand a visitar el país. Las circunstancias político-sociales reforzaron el interés de Strand por aquel viaje. Tras haber concluido los “retratos” culturales europeos y mediterráneos, tenía la oportunidad de realizar ahora un “retrato subsahariano” creando así su siguiente libro fotográfico Ghana, an African Portrait Portrait [Ghana: Un retrato africano].

    El fotógrafo y Hazel recorrieron durante cuatro meses Ghana, conociendo las diversas tribus y regiones de la integran. El texto de este volumen sería responsabilidad de Basil Davidson, colaboradora de otra de sus obras Tir A’Mhurain. Su ensayo consistió en una historia de Ghana, desde la prehistoria hasta el logro de la independencia, orientado a enriquecer las imágenes preseleccionadas de Strand. En Ghana, quizás más que en ningún otro sitio, mostró el pasado y el presente juntos conformando un momento moderno y dinámico. El artista continuó realizando este tipo de trabajos en Egipto, Marruecos, o Rumanía, materializados en la publicación de otros libros de importante difusión.

    En 1955, los Strand habían comprado una casa en el pueblo de Orgeval, al noroeste de París. Permanecerán allí hasta la muerte del artista en 1976. Sorprendentemente, aquí es donde el fotógrafo tuvo el primer cuarto oscuro de su propiedad. Hazel creó un extenso jardín, que se convertiría en un tema principal para su cámara al final de sus días.