>
    X

    SEASCAPES

    La pregunta que me hacía es ésta: cuando el primer humano se puso en pie y miró al mar, ¿qué vio?¿Qué compartimos nosotros con aquella visión? Descubrí que la cámara es una máquina capaz de representar el sentido del tiempo.
    Hiroshi Sugimoto

    Seascapes (1980- ) compila fotografías de paisajes primigenios de mar y cielo tomadas en diversos lugares del mundo. Algunos paisajes fueron fotografiados de día, otros de noche; algunos son brumosos, con el horizonte apenas perceptible, mientras que otros presentan una nítida claridad que permite ver la forma de las olas. Pese al efecto romántico y casi místico de las obras, sus títulos son objetivos y documentales, en consonancia con las raíces del artista en el arte conceptual.

    Con estas imágenes Sugimoto quiso captar escenas que un hombre primitivo hubiese podido reconocer y reflexionar acerca de lo que nosotros compartimos hoy con aquellas visiones, entendiendo la cámara fotográfica como aparato dotado de una particular capacidad: la de representar el sentido del tiempo. Es una búsqueda de lo originario que sitúa temporalmente al espectador en el plano de lo eterno.

    Difuminando la línea que separa la historia humana de la eternidad, la representación de la abstracción, Seascapes se sitúa en la tradición de la fotografía de la naturaleza mientras alcanza el estatus de lo sublime contemporáneo.

  • Izquierda
    Derecha

    Mar Egeo, Pelión, 1990

    Mar Egeo, Pelión, 1990
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Golfo de Sagami, Atami, 1997

    Golfo de Sagami, Atami, 1997
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Golfo de Sagami, Atami, 1997

    Golfo de Sagami, Atami, 1997
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Mar Tirreno, Conca, 1994

    Mar Tirreno, Conca, 1994
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • SEASCAPES

    Imagen de la exposición Imagen de la exposición

    La pregunta que me hacía es ésta: cuando el primer humano se puso en pie y miró al mar, ¿qué vio?¿Qué compartimos nosotros con aquella visión? Descubrí que la cámara es una máquina capaz de representar el sentido del tiempo.
    Hiroshi Sugimoto

    Seascapes (1980- ) compila fotografías de paisajes primigenios de mar y cielo tomadas en diversos lugares del mundo. Algunos paisajes fueron fotografiados de día, otros de noche; algunos son brumosos, con el horizonte apenas perceptible, mientras que otros presentan una nítida claridad que permite ver la forma de las olas. Pese al efecto romántico y casi místico de las obras, sus títulos son objetivos y documentales, en consonancia con las raíces del artista en el arte conceptual.

    Con estas imágenes Sugimoto quiso captar escenas que un hombre primitivo hubiese podido reconocer y reflexionar acerca de lo que nosotros compartimos hoy con aquellas visiones, entendiendo la cámara fotográfica como aparato dotado de una particular capacidad: la de representar el sentido del tiempo. Es una búsqueda de lo originario que sitúa temporalmente al espectador en el plano de lo eterno.

    Difuminando la línea que separa la historia humana de la eternidad, la representación de la abstracción, Seascapes se sitúa en la tradición de la fotografía de la naturaleza mientras alcanza el estatus de lo sublime contemporáneo.

    >
    X

    PORTRAITS

    No importa cuán falso sea el tema, una vez fotografiado es como si fuese real.
    Hiroshi Sugimoto

    Portraits (1994-1999) reúne fotografías de estudio de personalidades históricas moldeadas en cera. La pieza principal retrata al rey Enrique VIII con sus seis esposas, pero la serie incluye figuras políticas y religiosas más recientes como Yasir Arafat o el papa Juan Pablo II.

    Los sujetos representados son siniestramente verosímiles, casi hiperreales, gracias al magistral uso por el artista de las posibilidades técnicas de la cámara. Y es que estas obras se crean a partir de montajes muy calculados: en su estudio, Sugimoto colocó las figuras de cera contra un fondo negro para conferirles una apariencia arquetípica y engrandecida. También utilizó un negativo blanco y negro de gran formato para conseguir una definición en los detalles y tonos que eleva las fotografías a los niveles de los retratos pictóricos históricos.

    Pese a su exacerbado realismo e impecable claridad, estos retratos de personajes que, en su mayoría, murieron hace tiempo, son imposibles. Es la tensión entre lo falsificado y lo real, lo animado y lo inanimado, la muerte y la vida, lo que confiere a estas efigies esa peculiar carga siniestra.

  • Izquierda
    Derecha

    Enrique VIII, 1999

    Enrique VIII, 1999
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Catalina de Aragón, 1999

    Catalina de Aragón, 1999
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Vladímir Ilich Lenin, 1999

    Vladímir Ilich Lenin, 1999
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Fidel Castro, 1999

    Fidel Castro, 1999
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • PORTRAITS

    Imagen de la exposición Imagen de la exposición

    No importa cuán falso sea el tema, una vez fotografiado es como si fuese real.
    Hiroshi Sugimoto

    Portraits (1994-1999) reúne fotografías de estudio de personalidades históricas moldeadas en cera. La pieza principal retrata al rey Enrique VIII con sus seis esposas, pero la serie incluye figuras políticas y religiosas más recientes como Yasir Arafat o el papa Juan Pablo II.

    Los sujetos representados son siniestramente verosímiles, casi hiperreales, gracias al magistral uso por el artista de las posibilidades técnicas de la cámara. Y es que estas obras se crean a partir de montajes muy calculados: en su estudio, Sugimoto colocó las figuras de cera contra un fondo negro para conferirles una apariencia arquetípica y engrandecida. También utilizó un negativo blanco y negro de gran formato para conseguir una definición en los detalles y tonos que eleva las fotografías a los niveles de los retratos pictóricos históricos.

    Pese a su exacerbado realismo e impecable claridad, estos retratos de personajes que, en su mayoría, murieron hace tiempo, son imposibles. Es la tensión entre lo falsificado y lo real, lo animado y lo inanimado, la muerte y la vida, lo que confiere a estas efigies esa peculiar carga siniestra.

    >
    X

    THEATERS

    Una diferencia entre la cámara y el ojo humano es que el ojo no tiene obturador. De modo que es como si hubiera una exposición continua. Cuando uno nace empieza la exposición. Cuando uno muere se cierra. Es la única exposición. La vida es una larga exposición.
    Hiroshi Sugimoto

    Theaters (1976- ) agrupa fotografías tomadas en cines clásicos y autocines. La luz que se refleja en sus pantallas es la única fuente lumínica de los oscuros interiores de las salas, cuyos diversos elementos decorativos se relacionan con el interés de Sugimoto por la arquitectura y los diseños estéticos del pasado.

    Para realizar estas obras, Sugimoto dejó abierto el obturador de una cámara de gran formato durante la proyección en las salas de un largometraje completo: un procedimiento simple pero radical con el que la longitud de la mencionada proyección está determinando el tiempo de exposición de la cámara.

    Esta deliberada sobrexposición del negativo tiene por resultado la captación de la luz que se ha acumulado en la pantalla durante toda la duración de la película, lo que se concreta en un rectángulo blanco, vacío y brillante, rebosante de una luminosidad que puede leerse como representación de la muerte.

    En conjunto, Theaters capta con maestría cuán inconmensurables son algunos conceptos relativos al tiempo: la larga durée de la película se comprime en una instantánea; el caudal acumulado de fugaces imágenes animadas se hace abstracto y al mismo tiempo intensamente concreto.

  • Izquierda
    Derecha

    U.A. Playhouse, Nueva York, 1978

    U.A. Playhouse, Nueva York, 1978
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    El Capitan, Hollywood, 1993

    El Capitan, Hollywood, 1993
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Autocine de Union City, Union City, 1993

    Autocine de Union City, Union City, 1993
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Autocine Tri City, San Bernardino, 1993

    Autocine Tri City, San Bernardino, 1993
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • THEATERS

    Imagen de la exposición Imagen de la exposición

    Una diferencia entre la cámara y el ojo humano es que el ojo no tiene obturador. De modo que es como si hubiera una exposición continua. Cuando uno nace empieza la exposición. Cuando uno muere se cierra. Es la única exposición. La vida es una larga exposición.
    Hiroshi Sugimoto

    Theaters (1976- ) agrupa fotografías tomadas en cines clásicos y autocines. La luz que se refleja en sus pantallas es la única fuente lumínica de los oscuros interiores de las salas, cuyos diversos elementos decorativos se relacionan con el interés de Sugimoto por la arquitectura y los diseños estéticos del pasado.

    Para realizar estas obras, Sugimoto dejó abierto el obturador de una cámara de gran formato durante la proyección en las salas de un largometraje completo: un procedimiento simple pero radical con el que la longitud de la mencionada proyección está determinando el tiempo de exposición de la cámara.

    Esta deliberada sobrexposición del negativo tiene por resultado la captación de la luz que se ha acumulado en la pantalla durante toda la duración de la película, lo que se concreta en un rectángulo blanco, vacío y brillante, rebosante de una luminosidad que puede leerse como representación de la muerte.

    En conjunto, Theaters capta con maestría cuán inconmensurables son algunos conceptos relativos al tiempo: la larga durée de la película se comprime en una instantánea; el caudal acumulado de fugaces imágenes animadas se hace abstracto y al mismo tiempo intensamente concreto.

    >
    X

    DIORAMAS

    Yo sólo quiero plantear las preguntas. Si lo que está usted mirando es realmente lo que está mirando. Si lo que está creyendo es realmente lo que está creyendo.
    Hiroshi Sugimoto

    Dioramas (1976-2012) reúne fotografías de tableaux de paisajes prehistóricos tomadas en su mayoría en el Museo de Historia Natural de Nueva York.

    Esta fue la primera serie del artista pero en ella ya encontramos muchas de las características y los métodos que se repetirán a lo largo de su obra: el uso creativo de las posibilidades técnicas de la cámara; la tendencia a trabajar con objetos encontrados y situaciones dadas; la combinación de rigor conceptual y exquisita destreza técnica; y el potencial del blanco y negro para realzar y al mismo tiempo socavar la ilusión de realidad.

    Nos encontramos de nuevo ante un ejemplo del interés de Sugimoto por situar al espectador en la frontera entre lo animado y lo inanimado, al dotar a sujetos y paisajes sutilmente extraños a la imaginería contemporánea de una verosimilitud desconcertante. Son imágenes de animales embalsamados y humanos primitivos que parecen engañosamente reales, con las que el artista logra poner en entredicho nuestra percepción de la realidad y la fiabilidad de la fotografía como prueba.

    Dioramas plasma magistralmente la convicción de Sugimoto de que la cámara es una «máquina del tiempo», capaz de transportarnos a momentos lejanos del tiempo geológico y de la historia humana.

  • Izquierda
    Derecha

    Wapití, 1980

    Wapití, 1980
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Lobos de Alaska, 1994

    Lobos de Alaska, 1994
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Cóndor de California, 1994

    Cóndor de California, 1994
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Aves de South Georgia, 2012

    Aves de South Georgia, 2012
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • DIORAMAS

    Imagen de la exposición Imagen de la exposición

    Yo sólo quiero plantear las preguntas. Si lo que está usted mirando es realmente lo que está mirando. Si lo que está creyendo es realmente lo que está creyendo.
    Hiroshi Sugimoto

    Dioramas (1976-2012) reúne fotografías de tableaux de paisajes prehistóricos tomadas en su mayoría en el Museo de Historia Natural de Nueva York.

    Esta fue la primera serie del artista pero en ella ya encontramos muchas de las características y los métodos que se repetirán a lo largo de su obra: el uso creativo de las posibilidades técnicas de la cámara; la tendencia a trabajar con objetos encontrados y situaciones dadas; la combinación de rigor conceptual y exquisita destreza técnica; y el potencial del blanco y negro para realzar y al mismo tiempo socavar la ilusión de realidad.

    Nos encontramos de nuevo ante un ejemplo del interés de Sugimoto por situar al espectador en la frontera entre lo animado y lo inanimado, al dotar a sujetos y paisajes sutilmente extraños a la imaginería contemporánea de una verosimilitud desconcertante. Son imágenes de animales embalsamados y humanos primitivos que parecen engañosamente reales, con las que el artista logra poner en entredicho nuestra percepción de la realidad y la fiabilidad de la fotografía como prueba.

    Dioramas plasma magistralmente la convicción de Sugimoto de que la cámara es una «máquina del tiempo», capaz de transportarnos a momentos lejanos del tiempo geológico y de la historia humana.

    >
    X

    LIGHTNING FIELDS

    Talbot era científico y fotógrafo. La primera vez que visité su casa, en Lacock Abbey, esperaba ver herramientas fotográficas, pero en vez de eso descubrí muchas herramientas científicas.
    Hiroshi Sugimoto

    Creadas sin cámara, las fotografías de Lightning Fields (2006- ) registran los efectos que las descargas eléctricas producen en negativos fotográficos. En otras palabras, representan electricidad directamente aplicada sobre la película fotográfica.

    La belleza formal de las figuras a veces sugiere el contorno de un río o el cielo nocturno, pero también se vincula con la historia de la fotografía abstracta. Lightning Fields revela la fascinación de Sugimoto por la ciencia y los fenómenos de la naturaleza, poniendo en primer plano el vínculo que existe entre la experimentación propia del método científico y los métodos de la temprana fotografía del siglo XIX. En la práctica, Sugimoto recrea esos experimentos en su cuarto oscuro,homenajeando en particular al científico y fotógrafo William Fox Talbot, pionero en la representación fotográfica en negativo-positivo.

  • Izquierda
    Derecha

    Campos de relámpagos 119, 2009

    Campos de relámpagos 119, 2009
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Campos de relámpagos 248, 2014

    Campos de relámpagos 248, 2014
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Campos de relámpagos 258, 2014

    Campos de relámpagos 258, 2014
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • Izquierda
    Derecha

    Campos de relámpagos 327, 2014

    Campos de relámpagos 327, 2014
    Impresión a la gelatina de plata
    © Hiroshi Sugimoto

  • LIGHTNING FIELDS

    Imagen de la exposición Imagen de la exposición

    Talbot era científico y fotógrafo. La primera vez que visité su casa, en Lacock Abbey, esperaba ver herramientas fotográficas, pero en vez de eso descubrí muchas herramientas científicas.
    Hiroshi Sugimoto

    Creadas sin cámara, las fotografías de Lightning Fields (2006- ) registran los efectos que las descargas eléctricas producen en negativos fotográficos. En otras palabras, representan electricidad directamente aplicada sobre la película fotográfica.

    La belleza formal de las figuras a veces sugiere el contorno de un río o el cielo nocturno, pero también se vincula con la historia de la fotografía abstracta. Lightning Fields revela la fascinación de Sugimoto por la ciencia y los fenómenos de la naturaleza, poniendo en primer plano el vínculo que existe entre la experimentación propia del método científico y los métodos de la temprana fotografía del siglo XIX. En la práctica, Sugimoto recrea esos experimentos en su cuarto oscuro,homenajeando en particular al científico y fotógrafo William Fox Talbot, pionero en la representación fotográfica en negativo-positivo.